La Región

La Bodega San Andrés se encuentra en Zazuar, a doce kilómetros de Aranda de Duero, en la provincia de Burgos, en pleno corazón de la Ribera del Duero.

Situada la comarca en el extremo meridional de la provincia de Burgos y bañada por el Duero, que la cruza y vertebra, la Ribera es tierra de vinos, nobles y antiguos. Vastas lomas onduladas dibujan el paisaje ribereño, el valle del Duero, ancho y plano, surcado por el río que fecunda la vega, bajo un sol que besa los extensos cultivos de viñedo y pone reflejos de plata en el horizonte.

Frontera natural entre los reinos cristianos del norte y los musulmanes del sur en los lejanos días de la Reconquista, sus tierras atesoran una densa historia y un rico patrimonio artístico guardan sus iglesias y monasterios.

Los diferentes pueblos que componen esta región nos ofrecen los secretos de su pasado, la grandeza de sus monumentos y la belleza de su entorno, invitándonos, además, a disfrutar de su famosa gastronomía y de sus excelentes vinos.

Venga a visitarnos y deleite sus sentidos en un marco incomparable: La Ribera de Duero.

D.O Ribera del Duero

Está constituida por 60 municipios de las provincias de Burgos, Valladolid, Soria y Segovia. Surge tras las iniciativas y preocupaciones de una serie de bodegas y viticultores, con una larga tradición a sus espaldas, para impulsar los viñedos y los vinos de la Ribera del Duero.

El clima de la zona es típico continental y con ligeras influencias atlánticas, se caracteriza por inviernos fríos y por cálidos veranos.

Se asienta sobre terrenos sueltos, poco fértiles y con contenidos bastante altos en caliza.

El 21 de julio de 1982 el Ministerio de Agricultura concede a la Ribera del Duero la Denominación de Origen, a la vez que aprueba su reglamento. Desde entonces, el margen del río Duero ha visto como en los últimos años, la Denominación de Origen a la que ha otorgado el nombre, ha crecido, tanto en el número de bodegas que ampara, como en prestigio, hasta convertirse en una región vitivinícola clásica, dentro y fuera de nuestras fronteras.

La consecución de unos niveles cada vez más altos en la calidad de los vinos se ha convertido en el objetivo prioritario.